El tacto es una forma de comunicación. Como tal, transmite un mensaje.
Este mensaje tiene sus orígenes en India, tiene más de 5000 años de antigüedad, y se remonta a un contexto tántrico, en el cual el masaje era parte de los códigos familiares: la madre daba masaje a su amado y a sus hijos, para transmitirles cariño, calor, placer y para preservar la salud de su familia.
En India uno puede verlo con sus propios ojos, aún hoy. Hoy en día, el masaje se ha transformado en una respuesta a la necesidad de personas estresadas. Vivimos en un mundo loco, veloz, muchas veces estresante... todos necesitamos un buen masaje cada tanto. Y el masaje ayurvédico es ideal, porque trabaja globalmente sobre la persona, no sólo en el plano físico sino también para liberar tensión, emociones y sentimientos atrapados. El masaje Ayurveda abre y relaja los tejidos conectivos profundos, mejorando la circulación y entonces, ayudando a la regeneración del cuerpo y a la liberación de toxinas. Este masaje ayuda a fortalecer el sistema y/o a reducir el exceso que pudiera haber en el cuerpo.
Mi objetivo como terapeuta Ayurveda es devolverle al paciente la salud radiante y el bienestar que todos tenemos dentro, al trabajar con su propia energía y necesidades. Este tipo de masaje ayudará al cuerpo a relajarse y recuperarse al brindar el conocimiento ancestral de esta filosofía.
La duración ideal del masaje es de 90 minutos; sin embargo, puedo ajustarme a la disponibilidad del paciente y a lo que su cuerpo necesite.
Recomiendo tener una Consulta Ayurvédica conmigo previa al masaje, para determinar el Bio-tipo del paciente y así poder aplicar el tipo de masaje y de aceite adecuados.
El masaje se llevará a cabo sobre un colchón fino en el suelo, usaremos aceites especiales, mezcla o puros, según la persona, tal vez utilizando también esencias y hierbas.

Turnos: andi@vatikayoga.com
Para escribir tu testimonio: testimonial@vatikayoga.com

AndI VATIKA
Dinos Hola!
Envíanos un e-mail